jueves, 13 de febrero de 2014

Alvar Aalto, Finlandia, (1898-1976). Casa Aalto

POR: JAVIER FRANCISCO PERILLA DI DATO



Terreno fértil del movimiento moderno.


“Finlandia es un país donde la arquitectura del movimiento moderno parece haber crecido, haberse desarrollado sin desafíos y haber alcanzado la madurez como si se encontrara en su hábitat natural.” [1]

Un escenario en el que se ven reflejadas las principales características del Movimiento Moderno es el que se nos presenta en la imagen, en un periodo donde este no ha alcanzado aun su madurez. Finlandia se presenta como el lugar en el que todo es posible. Su trazado urbano, en el que se jerarquizan las vías y circulaciones son clara muestra de ello. Hay una noción de transporte público ordenado, y un transporte particular encaminado por espacios proporcionados e innovadores para la época. 

La aparición del automóvil y el tranvía definen un trazado particular, que a pesar de posiblemente existiera en un pasado para facilitar el paso de coches de tracción animal, ahora alejan a las personas que circulan a pie de la calzada vehicular. Con los coches halados por caballos, las personas aun transitaban con cierta facilidad y tranquilidad por el medio de la vía, pero la autoridad y respeto que imprimen estas nuevas máquinas duras, ruidosas e imponentes se ve reflejado en la manera en que los peatones comenzarán a comportarse. Los andenes tienen un uso específico al cual las personas responden y asumen con naturalidad. La naturaleza no es ajena a esto, y se incorpora al escenario de la vía pública como actor principal, delimitando y enmarcando la calle, incursionando así en el diseño paisajístico urbano. 

Las personas caminan luciendo sus trajes, los cuales han sido elaborados por un proceso de producción en serie, que pone a cada individuo a un nivel igual al de su semejante. Aparecen los edificios en altura y de planta libre, otro concepto homogeneizador de la sociedad moderna, que no define su funcionalidad mediante a su forma, sino que permite darle un uso arbitrario. La calle es enmarcada y canalizada por los edificios, que pasan a responder no solo a la función que corresponda, sino a una relación con el lugar y entorno urbano a través de su implantación. Se ve claramente cómo el ornamento pasa a un segundo plano, las fachadas son más limpias. Helsinki es una ciudad fría y gris, hace pensar que la misma foto a color no va a presentar una sensación diferente a la que tenemos al verla en blanco y negro, lo que también nos evidencia una condición homogénea de la nueva sociedad moderna.

“Todo era negro y, sin embargo, espléndido.” [2]


Vista desde la azotea de Liisankatu 29 "29 Elizabeth Street" – Unioninkatu 39 "Union Street" hacia Kaisaniemenkatu en la dirección sur-suroeste. 1937–1938. Constantin Grünberg
(
Helsinki City Museum )


[1] Suomi Rakentaa. (año). “Nuevas formas de Finlandia. La Tradizione Moderna”. Madrid Ministerio de Cultura 1990.. Página 9
[2] Edgar Allan Poe. (2005). “El hombre de la multitud”: Editorial Santiago Mutis.


 
La Casa Modelo.


Durante la época de la construcción de la casa, el arquitecto gozaba de gran prestigio internacional, pero muy poco reconocimiento en su país. Alvar Aalto era una persona que hacía mucha referencia al pasado con gran respeto y admiración. Es por esto que luego de la pérdida de su primera esposa, decide casarse y emprender un proyecto que comprende un gran volumen de planta cuadrada que preside una especie de aldea que el arquitecto no llegó a completar. Este proyecto tiene como escenario unas tierras en la isla de Muuratsalo, un lugar deshabitado y accesible únicamente a través de pequeñas embarcaciones. 

La casa experimental de Alvar Aalto en Muuratsalo es conocida por ser el soporte de una serie de experimentos con materiales y técnicas constructivas. Pero en su experimentación apareció mucho más, dando paso a nuevas interpretaciones de elementos significativos en sus obras como el patio, la materialidad y la relación de estos elementos con el contexto. Con su casa experimental, nos remite a la casa tradicional griega, donde el patio forma parte central del hogar y las habitaciones se ubican alrededor de él. 

Aalto desarrolla esta idea en un escenario donde las condiciones no son las adecuadas para hacerlo, en el frío clima septentrional. De esta manera, asume el reto de jerarquizar a tal punto el patio, que lo enmarca y convierte en el elemento más significativo en esta obra. Deja abierto el patio por una de las fachadas, indicando el ingreso a la casa, y abre un hueco en la fachada oeste, generando una relación con el boscoso contexto. La inclinación de las cubiertas genera un impacto tanto al exterior como al interior, generando jerarquías y permitiendo la colocación de un altillo. Vuelve a llevar el fuego al exterior, hacia un patio que mira al cielo, generando un recinto en un espacio abierto, invitando a la reunión tanto para la veneración del fuego como para recibir el tímido sol nórdico que recibe el patio a lo largo del día gracias a la orientación de la casa.

El proceso de construcción de la maqueta va de la mano con el posible proceso llevado a cabo en la construcción de la casa. El contexto, representado en las curvas de nivel y la vegetación, preceden la nueva obra que se emplazará en el lugar. Luego de esto la delimitación del terreno y la construcción de la placa de entrepiso nos demarcan el área a intervenir. En ese momento, antes de levantar cualquier muro, se entiende que todo el proceso que se lleve de ahí en adelante tendrá relación directa con el patio, elemento dominante que ordenará en adelante toda la composición. 





Fuentes: http://www.stepienybarno.es/blog/2011/10/04/la-casa-experimental-de-alvar-aalto/ http://arquitecturadelacasa.blogspot.com/2013/03/blog-post_1965.html  Consultado 2013-11-20



El habitar una casa experimental.


Son muchos los referentes que tenemos acerca de la interpretación del habitar. 
A lo largo de la historia la vivienda ha sido objeto de estudio, desde las grandes villas hasta unidades habitacionales, pasando por grandes periodos y tradiciones que han plasmado su pensar en obras que hoy son paradigmas de la arquitectura. 
Pero al llegarle el turno a la modernidad, ¿es el arquitecto moderno quien nos dice cómo habitar?

¿Nos está imponiendo con su arquitectura un estilo de vida, o simplemente nos invita a que seamos nosotros quienes demos significado a cada trazo, a cada espacio y a cada elemento de la composición? 

La Modernidad nos ha permitido ver más allá, imprimir nuestra propia subjetividad a elementos y obras aparentemente conclusas. Es evidente que la intención de un artista y arquitecto moderno no es expresar algo desde su punto de vista con la intención que la gente interprete con los ojos del autor lo que él expone. Ahora es el espectador y el habitante de estos paradigmas de la Arquitectura Moderna quien tiene el poder de hacer el arte en su interior. 

Así mismo, son los habitantes de una casa moderna, como los observadores del arte moderno, quienes han de tener el privilegio y obligación de dar significado a los diferentes elementos y espacios. 

Es el caso de la Casa Aalto, donde los rasgos de la arquitectura moderna dejan entrever una intención del arquitecto, pero no significa esto que sea así como debamos verlo nosotros. 

La interpretación de un altillo en la zona social es una para el arquitecto, así como la de aquel patio que amarra toda la obra y no permite que se desligue ninguna parte de él.
Uno de los principales aportes de Alvar Aalto a la Arquitectura de la Modernidad es este. Volver a los orígenes y reinterpretar las casas antiguas de la arquitectura griega para luego plasmarlo en esta obra le da su carácter de originalidad y de paradigma de la Arquitectura Moderna.

En la Casa Experimental en Muuratsalo, Aalto toma lo que era el patio de la casa griega antigua, el cual tenía una torre de vigilancia en una de sus esquinas, se abría por una de sus caras y organizaba la distribución interna de las habitaciones en su periferia, donde casi todos los espacios internos eran habitaciones sin mayor variación formal.
Aquí, reinterpreta la torre de vigilancia y hace advocación a esta al levantar por encima de siete metros el vértice de una de las esquinas del patio. El fuego en el centro del patio es característica común en ambos ejemplos citados. En la casa griega antigua hacía honor al recuerdo de los ancestros y su permanencia y pertenencia en la tierra y en la vivienda. Aalto es un personaje muy tradicional e interpreta de la misma manera la idea del fuego en el centro del patio, pero que adquiere en el contexto de la Casa Experimental un nuevo valor menos religioso y mítico. La distribución interna de la casa alrededor del patio también es una reinterpretación del arquitecto, y le agrega ciertos criterios de composición, que se evidencian en las proporciones de los espacios que resultan ser las mismas o múltiplos de estas para las habitaciones y las zonas sociales.

Las intenciones plasmadas por el arquitecto responden a infinidad de ideas y conceptos que en este caso buscan dar soluciones a través de la experimentación de materiales, formas y conceptos. 

La foto nos muestra el interior de la casa en la zona social, donde se evidencia la racionalidad en el uso de materiales, formas y revestimientos. Se ven paredes completamente lisas y blancas, en una cara hecha con ladrillo, pañetada y pintada de color blanco; otra con materiales ligeros modulados con pintura blanca. Al fondo, un altillo que sirve de estudio y pareciera flotar sobre la sala. Se ve el espacio liberado, sin apoyos a la vista lo que permite liberar visual y físicamente el espacio interno, dando una mayor sensación de profundidad y horizontalidad.

Pero así como las soluciones propuestas provienen de una experimentación, la forma de habitar esta casa puede utilizar el mismo método. Se pueden invertir las funciones y el significado original de cada espacio, pero el simbolismo sigue ahí. No se puede ocultar la intención de enmarcar la naturaleza, no se puede cambiar el recorrido del sol que ilumina el patio a lo largo del día. No podemos imprimir arbitrariamente nuevos significados, lo que podemos hacer es interpretar los elementos que contiene esta arquitectura e imprimirle algo de nuestra subjetividad, para hacer más propia la experiencia de habitar un espacio como estos, tener una percepción propia que responda a lo que me pregunta la arquitectura moderna.




[1]TEXTO DE ARMESTO.



Silla 69 Aalto.


Construida con materiales de alta calidad. El abedul natural es el elegido para materializar esta silla. A través del laminado y la laca consigue que la desnudes del material exprese su belleza y brillo. 

Su participación en el movimiento orgánico también se hace evidente en sus muebles, lo que implica gran compromiso y respeto con los materiales. 

La manera racional de la utilización de material y concepción del mueble lleva implícitas las características Modernas, la voluntad de la época, donde diseño y utilidad van de la mano, equiparando así la forma y la función. 

No posee ningún tipo de ornamentación, coincidiendo así con la desnudes de la materialidad en su obra, la Casa experimental en Muuratsalo.

La arquitectura orgánica se hace evidente en la construcción de la casa. La madera se hace presente no solo en los acabados y muebles y puertas, sino que juega un papel muy importante en el sistema portante de la edificación. Esto lo podemos ver en el altillo y en la estructura de la cubierta donde las vigas son de este material. El contraste que genera con el blanco de las paredes interiores le da un toque único y es característico de esta casa. Así, los colores imperantes se encuentran en todo su concepto de diseño, tanto en su obra arquitectónica como en sus muebles.

Esta gama tonal la consigue al conservar el color natural de sus materiales. En fachada, y como es característico en la casa experimental, el ladrillo y su variedad, utilizado en el patio principalmente, dan un color y decorado natural, generando una atmósfera propicia para el espacio que rodea. Igualmente, las vigas y los muebles de madera no presentan ningún recubrimiento más que alguna capa de laca del mismo color. Las paredes internas como las mesas son lisas y blancas.

Es evidente que el diseño de la silla también representa la experimentación en el diseño para la época en que fue concebida en 1935, época donde comenzaba a sentirse el auge de la producción en serie y el cambio de la ornamentación, la pesadéz y la masa por las texturas lisas y blancas, la ligereza y la racionalidad. Tanto su casa experimental como la silla 69 son clara muestra de ello, de la voluntad de la época y de aquel toque orgánico característico del arquitecto. 

Los muebles juegan un papel muy importante dentro del espacio de la casa. No son sillas que se traen de la casa vieja, sino que su elección y utilización son pensadas de la mano con el espacio que ocuparán y la función que desempeñarán en la casa. Son el complemento ideal de la casa experimental, son la voluntad e ideales del arquitecto representados en el diseño y arquitectura.


Planos.






Muuratsalo, Finlandia: Fernando Aguado López.. (2011). “Casa en Muuratsalo, Alvar Aalto”
http://fernandoaguadolopez.blogspot.com/2011/02/casa-en-muuratsalo-alvar-aalto-planos.html Consultado 29 Septiembre 2013

Collage.















2 comentarios:

  1. En Pereira Colombia se están construyendo los mejores proyectos de urbanización social a los mejores precios aquí http://gerenciar.com.co/

    ResponderEliminar
  2. ¿Cuales son las medidas de la casa?

    ResponderEliminar