viernes, 14 de febrero de 2014

Lina Bo Bardi, Brasil, (1951). Casa De Vidrio

POR: NATHALIA ESPITIA LOZANO



La moderna verticalidad.


La realidad que revela la fotografía es específicamente un espacio urbano, el cual se muestra en dos planos compositivos, un plano intermedio y otro lejano, donde se evidencia como sao Paulo se va consolidando como símbolo de modernidad en la década de los 50.

El plano intermedio ubicado al lado derecho de la fotografía muestra la parte superior de una torre enseñando parte de dos fachadas del edificio. Además sobre la misma placa superior se sobrepone una pared la cual da cuenta de la altura del edificio con respecto a las múltiples fachadas encontradas en el segundo plano de la fotografía. 

En un segundo plano expone el paisaje urbano de Sao Paulo compuesto por una gran cantidad de medios de transporte, diminutas personas, torres y edificaciones demostrando como el centro de poder y desarrollo de Brasil estaba condicionado a crecer en altura por estar cada vez más, densamente poblada. Pero con respecto a la fotografía la diferencia de la torre del primer plano con las demás edificaciones es que sus fachadas están de un gris opaco haciendo cuenta el cómo incide en el medio ambiente el desarrollo industrial en los países latinoamericanos, generado por la crisis del capitalismo mundial de la década de los 50.

La terraza del edificio se encuentran cuatro hombres caminando en sentido contrario a la dirección de los rayos del sol y al ángulo visual de la fotografía, generando un contraste de dimensiones entre el hombre con su pequeña escala frente a ese gran espacio urbano generado por el desarrollo capitalista de Brasil “el poderoso cosmos del orden económico moderno es visto como una jaula de hierro. Este orden inexorable, capitalista, legalista y burocrático, determina las vidas de todos los individuos nacidos dentro del mecanismo con una fuerza irresistible>>.” [1]

En ese sentido el espacio urbano de la fotografía tiende a ser genérico y estandarizado ya que siguiendo un modelo capitalista la horizontalidad del terreno se pierde imponiendo la verticalidad de la ciudad moderna reduciendo a una sociedad donde “las personas se reconocen en sus mercancías; encuentran su alma en su automóvil, en su equipo de alta fidelidad, en su casa a varios niveles, en el equipamiento de su cocina “[2], convirtiéndonos en un sociedad de masas. 


[1] BRAZIL. Sao Paulo, Rene Burri ,1960. Magnum Photos,[web en línea ]. <>http://www.magnumphotos.com/image/PAR8679.html [Consuta:26-09.2013]



[1] BERMAN, MARSHALL.(1994).”Todo lo solido se desvanece en el aire”. Siglo XXI , Barcelona Página 13
[2] BERMAN, MARSHALL.(1994).”Todo lo solido se desvanece en el aire”. Siglo XXI , Barcelona Página 14



Interior en el exterior.


La construcción del modelo se baso en unir las características de los materiales usados por la arquitecta en la obra arquitectónica, en el modelo a escala 1:100, teniendo las plantas proseguí a formar el interior del modelo con ayuda de las fachadas; dejando como siguiente aspecto a realizar el exterior de la vivienda teniendo en cuenta, la cubierta a dos aguas, las diferentes alturas, los aspectos internos importantes como lo es la chimenea, el jardín interior ,la planta libre y las habitaciones repartidas en la parte posterior de la vivienda. 


Un aspecto importante en la construcción del modelo fue la realización del entorno inmediato la cual demuestra cuán ligado esta el proyecto con el espacio natural y externo, además de caracterizarse por tener una planta libre que al hacer las curvas de nivel del proyecto se tuvo que tener muy presente el espacio que dicha planta libre otorga al proyecto y al modelo.

La fuente utilizada para la construcción del modelo a escala del proyecto fue principalmente la representación grafica de plantas, fachadas y cortes encontradas en el recurso electrónico: http://eprints.upc.es/historiaenobres[1], espacio en la red que además de tener dicho contenido del proyecto, contaba con unas fotografías y un modelo digital que permitió entender el proyecto espacialmente.

El principal problema al realizar la reconstrucción del espacio, fue el comprender la manera en que la arquitecta Lina Bo Bardi ligo la naturaleza con el proyecto especialmente las relaciones espaciales que se generan con la montaña al estar implantada en ese lugar específico, teniendo en cuenta que la casa de vidrio está muy ligado al entorno y que la planta inferior tiene espacios como si se hubiesen sustraído de la montaña.

El substancial aporte de la casa de vidrio, al repertorio formal de la arquitectura moderna, es el desarrollo de la capacidad de integración con el entorno, logrando fusionar lo exterior con lo interior, o también lo público y lo privado, términos “contrarios”, pero que por medio de aspectos formales como espacios totalmente acristalados con una fluida circulación interior ,se logra integrar un entorno de jardín tropical con lo que la naturaleza conlleva, olores, colores y sonidos, al proyecto o al lugar donde se habita. “su singularidad radica en la modernidad de la relación con el medio ambiente y la inserción en el paisaje“.[2]







[1] Historia en obres,[web en línea ]. <>http://www.historiaenobres.net/ficha.php?idioma=es&id=320 [Consuta:19-09.2013]
[2] Dictamen del Instituto Técnico de Patrimonio Histórico y Artístico Nacional – IPHAN, Luis Fernando Franco



El arte de habitar.


“La manera según la cual los hombres somos en la tierra es el habitar. Ser hombre significa estar en la tierra como mortal, significa Habitar.”[1] Partiendo de la perspectiva sobre la arquitectura moderna impartida por Le Corbusier donde “la casa es una máquina para habitar”, abordando por un lado la resolución racional de los problemas técnicos de la arquitectura; y por otro, la respuesta arquitectónica al modo de habitar del hombre moderno.

Una arquitectura moderna basada en la racionalidad y funcionalidad de los espacios; influencia que llega a América latina a mediados de los años 20, siendo Brasil uno de los principales propulsores del movimiento moderno, pero con la diferencia de que se adapta a los preceptos del estilo internacional y además hace una integración a las artes plásticas, buscando la emoción, junto con el trabajo de la luz , de las texturas y del color, la integración con la naturaleza , de esta forma la arquitectura se empieza a ver no solo como un arte visual , sino más que eso ya que contiene la vida , se ve como un arte vivencial, se hace arquitectura para un hombre moderno que “habita” un espacio en el cual vive y percibe con sus sentidos.

Entre los arquitectos de la “tercera generación”[2] los cuales rechazaban el formalismo y manierismo del estilo internacional, sobresale la arquitecta Lina Bo Bardi, nacida en Italia en 1915, y tras el giro político seguido en Italia de posguerra, emigra a Brasil encontrando el territorio ideal para vivir y desarrollar su obra, y mediante sus cualidades creativas consiguió superar los límites del arte moderno, logrando que la modernidad y la tradición no fueran antagónicas.

Si la arquitectura racionalista de la Europa que había vivido se basaba en la simplificación y repetición; la arquitectura moderna en América latina, especialmente en Brasil logro introducir en un soporte racional y funcional, aspectos poéticos, irracionales e irrepetibles; “concilio funcionalidad con poesía, modernidad con mimesis.”[3]

Lina Bo Bardi, no propuso una forma arquitectónica sino un método, el cual consistía en superar los límites de la modernidad armonizando la base cultural del pasado y la vitalidad de la cultura popular con el proyecto moderno generando nuevas formas para una nueva sociedad.

La arquitecta se da cuenta que a diferencia de la modernidad aprendida en Italia con la modernidad latinoamericana, no se encuentran los modelos maquinistas y racionales, sino la simplicidad, la historia y la potencia de la naturaleza. Por este motivo logra evolucionar de una modernidad abstracta a una figurativa, siguiendo con los valores básicos de la arquitectura moderna de humanismo, proyecto social y construcción utilitaria; pero siendo autentica al integrar la riqueza y creatividad del arte popular brasileño, porque la misma funcionalidad y capacidad de repetición que el modelo moderno pretendía ella lo entendía en la simplicidad de la naturaleza y del repertorio popular.

Para Lina Bo Bardi la posibilidad de ser moderno radica, en ser fiel a la historia, a la realidad, “Si fuera necesaria una definición de arquitectura sería quizás la de una aventura en la cual el hombre es llamado a participar como actor, íntimamente; a definir la no gratuidad de la creación arquitectónica, su absoluta adherencia al útil, pero no por esto menos ligada al hombre “actor”; quizás esta pueda ser, siempre que sea necesaria, una definición de arquitectura. Una aventura estrictamente ligada al hombre, vivo y verdadero”.[4]

Lina Bo Bardi sugiere que el habitar la modernidad toma sentido cuando el individuo es el protagonista de lo que ella se refiere a la aventura arquitectónica. No es el hombre moderno ideal, sino el hombre real, con necesidades vitales, sentidos, y experiencias, “El hombre crea con su movimiento, con sus sentimientos. Una arquitectura es creada, inventada otra vez por cada hombre que en ella camina, recorre el espacio, sube una escalera, se asoma sobre un balaustre, levanta la cabeza para mirar, la baja para mirar y cierra una puerta, sentarse y levantarse, es un tomar contacto íntimo y al mismo tiempo crear "formas" en el espacio, expresar sentimiento.”[5]

Además del hombre como protagonista, la naturaleza es imprescindible en la concepción arquitectónica de Lina Bo Bardi la cual desarrollo una especial capacidad para integrarse al entorno como se ve en la fotografía, su propia casa, la casa de vidrio, con espacios totalmente acristalados, integrándose perfectamente con el entorno natural, acomodándose a la naturaleza, intentando mimetizarse como un organismo vivo. Convenciendo siempre que la única manera de ser modernos es la de superar la modernidad y desarrollando una arquitectura donde el protagonista principal somos los seres que la experimentamos.  


[1] The Glass House (Casa de Vidro), Sao Paulo, Alan Weintraub 
Ambience ,[web en línea ]. <> http://www.ambienceimages.co.uk [Consuta18-11.2013] 
La casa de vidrio , Lina Bo Bardi, (Roma - Italia, 5 de diciembre de 1914 — São Paulo - Brasil, 20 de marzo de 1992)




[1] Martin Heidegger(1954) “ Construir, Habitar, Pensar (GA7)” ,Conferencias y artículos, Barcelona, 1994, página 141
[2] Montaner, Josep María. La modernidad superada. Arquitectura, arte y pensamiento del siglo XX. Editorial Gustavo Gili. Barcelona. 1997. Página 12
[3] Montaner, Josep María. La modernidad superada. Arquitectura, arte y pensamiento del siglo XX. Editorial Gustavo Gili. Barcelona. 1997. Página 14
[4] Bardi, Lina Bo. Segunda conferência na EBAUB. Salvador, texto no publicado, Arquivo ILBPMB, 1958. p. 2. – Texto original en italiano. Traducción: ACB
[5] Bardi, Lina Bo. Arquitetura como movimento. Nota sobre a síntese das artes. São Paulo: texto manuscrito no publicado, Arquivo ILBPMB, 1958. p.1-8. – Texto original en portugués. Traducción: ACB



Dualidad: Modernidad tradicional.



La arquitecta Lina Bo Bardi junto con su método y visión de la arquitectura logro superar los límites de la modernidad, armonizando la base cultural del pasado y la vitalidad de la cultura popular del país que la acogió, de esta manera evoluciono de una modernidad abstracta a una figurativa, adoptando en toda su obra una marcada autenticidad, al integrar la riqueza y creatividad del arte popular brasileño. Entendiendo siempre la simplicidad de la naturaleza y del repertorio popular del lugar donde desarrollo la mayoría de su obra, Brasil.

Siendo participe del activo proceso de la modernización latinoamericana, expreso que “la modernidad y la tradición, no son antagónicas “[1]en su arquitectura, mobiliario, escenografías y todas las artes que hacían parte de su obra, destacando el diseño y realización de la casa de vidrio además de piezas pertenecientes al interior de esta casa, como la silla Bowl, mobiliario pensado siempre como el complemento necesario para la armonía de la arquitectura en su contexto interior.

Lina Bo Bardi yendo más allá de los campos de la arquitectura y el diseño, llega al punto de comprender la cultura brasileña desde una mirada humanista, generando una relación directa entre la vanguardia estética y la tradición cultural y popular, colocando al individuo como el protagonista de su obra y comprendiendo así que la noción de la forma debe estar íntimamente relacionada con la solución a los problemas humanos elementales. 

Creando piezas únicas, como la silla Bowl, diseñada con la idea de interferir en el curso de la rápida industrialización y la cultura de masas que se vivía durante la década de los 50, además de no ser creada como un producto de lujo sobrio y simplemente valorado por su diseño, sino como un objeto asequible, flexible, con una forma universal y esencial. Ejecutada con la filosofía de diseño de una arquitecta ligada con la cultura, el lugar y la gente enfatizando en cada una de sus obras la interacción humana con el objeto.

Tanto en su creación arquitectónica como en el diseño del mobiliario, concibe la relación entre lo moderno y lo tradicional, este hecho da forma por un lado a la casa de vidrio, adelante con un volumen moderno, elevado sobre el terreno, de planta libre, acristalado, con una estructura ligera y por detrás un volumen tradicional al nivel del terreno, con sistema estructural de muros y particiones, limitando el contacto con el exterior y demostrando la privacidad.

Con respecto a su trabajo de mobiliario refleja esa misma dualidad, al ser fabricados para ser producidos en serie pero por el artesanado, en el caso de la silla Bowl con un proceso de fabricación nativo de Brasil concebido casi totalmente artesanal pero a pesar de mantener la tradición consta de un diseño acorde a la época ya que “el mueble también tiene su moralidad y razón de ser en su propia época. La copia de los estilos pasados, los volantes, los flecos, son índices de mentalidades incoherentes, fuera de la moralidad de la vida"[2].

Además de la dualidad existente entre lo moderno y lo tradicional, Lina Bo Bardi se caracteriza por demostrar una arquitectura y diseño de volúmenes con gran plasticidad y simbología, alcanzando la simplicidad como principio moderno, sin descuidar el refinamiento y rigor de los detalles artesanales brasileros, usando en su ejecución las mejores técnicas y materiales del momento, aprovechando siempre la falta de medios como una manera de acercamiento al modo de hacer popular y cultural.

Del mismo modo en que la casa de vidrio se “integra perfectamente en un entorno de jardín tropical, con los colores y olores de la vegetación, aspirar el aire puro y húmedo, y oír los sonidos de los pájaros e insectos “[3]; el diseño formal de la silla Bowl fue realizado de tal manera que se adaptara a las necesidades humanas en cualquier espacio. En este sentido para Lina Bo Bardi, la arquitectura y el diseño es una integración entre forma, contenido y entorno, ya que no es posible entender el uno sin los otros.

El haber llegado a un país como Brasil, le permitió a Lina Bo Bardi realizar una arquitectura y un “arte moderno enraizado, en la experiencia popular, negro e indígena, rigurosamente distintos del folclorismo, el populismo y la nostalgia” [4] de esta manera tanto a la casa de vidrio como a la silla Bowl, introdujo sobre lo racional y funcional, aspectos poéticos y emocionales haciendo que el hombre como protagonista se sienta parte activa de la arquitectura que vive.

La casa de vidrio y la silla Bowl son muestra de lo que para la arquitecta Lina Bo Bardi significa ser moderno al ser obras que superan los límites de la modernidad, y al desarrollarse para la sociedad y especialmente para las necesidades de cada individuo comprendiendo así que la forma de cada una de estas obras está pensada íntimamente con el protagonista de la arquitectura, el humano y con la cultura tradicional de un país y una sociedad.


[1]Revistas científicas: Arquitectura y urbanismo, Vol XXVll, No 2-3. Editorial Cujae. Habana. 2006. Página 32
[2]Espasso, Space for thought [web en línea ]. <> http://espasso.com/mailmkt/sft/bowl/ [Consuta:13-01.2014]
[3]Montaner, Josep María. La experiencia del lugar. Barcelona. 1997. Página 44
[4]Montaner, Josep María. La modernidad superada. Arquitectura, arte y pensamiento del siglo XX. Editorial Gustavo Gili. Barcelona. 1997. Página 14 



Planos.







[1] Historia en obres,[web en línea ]. <>http://www.historiaenobres.net/ficha.php?id=320&where=Casa%20de%20Vidrio# [Consuta:26-09.2013]



Collage.




_________________________________________________________
POR: LINA MARÍA REYES GÓMEZ



Viviendo con la modernidad.


En la fotografía se puede observar diferentes aspectos de la arquitectura de mediados del siglo XX en Latinoamérica. En primer lugar se observa la organización del espacio público con un parque arborizado, rodeado por edificios que no superan los 50 metros de altura. En su composición forman un conjunto que en su estilo es armonioso y bello. 

Los tres edificios que se pueden detallar en mayor medida son de arquitectura neoclásica. El parque, epicentro de la fotografía, es conocido en la ciudad de Sao Paulo, Brasil, como Anhangabaú, reconocido a nivel internacional, y que actualmente es un espacio tranquilo de esparcimiento y contemplación de los visitantes y habitantes de la ciudad. En la imagen se pueden ver tres caminos que atraviesan el parque en diferentes direcciones, uno de ellos, en particular evidencia que el parque se encuentra en un nivel más bajo al de los edificios que componen la fotografía, dándole a las personas que están sentadas en el parque una visual de la ciudad bastante agradable, pero a la vez intimidante por el gran tamaño de las edificaciones. El edificio de la derecha está construido sobre una plataforma, lo que le da mayor jerarquía sobre los demás edificios, que son de menor altura, dando la impresión que la construcción se vea más pesada y más sobresaliente ante las demás edificaciones que se ven en la fotografía. En la imagen se destaca una construcción que rompe con la horizontalidad de la composición arquitectónica, es el edificio Sampaio Moreira, considerado el abuelo de los rascacielos de Sao Pablo según su biografía, ya que fue uno de los primeros edificios de gran altura en la ciudad, ostentando 15 pisos de altura.[1] Alfredo E. Lattes, en su libro La ciudad construida, urbanismo en América Latina, de la Flacso, describe y señala la tasa de urbanización en América Latina a través del tiempo, mostrando el incrementó de la construcción desde la década de los 50’s en la región. Lattes demuestra que la construcción en 1925 fue del 25% y pasó a un 41,4% en 1950, superando en esta medida al total mundial que se encontraba en un 29,7%. Todo lo anterior se puede relacionar con la entrada de la modernización en Latinoamérica y por la inclusión de la era industrial en la región. Ya que gracias a las nuevas tecnologías y las nuevas herramientas que proporcionó la industrialización en el mundo, Latinoamérica pudo incursionar en la modernidad de manera más osada.[2]

En conclusión, citando a Félix Azúa, “Nadie puede saber en qué consiste la modernidad del momento presente, porque para saberlo tiene que haber desaparecido el momento presente, y entonces ya se habrá presentado una nueva modernidad”[3]. Como señala Azúa, se puede identificar en Sao Paulo los inicios de la modernidad mirando en retrospectiva la evolución de las ciudades latinoamericanas. Sin embargo, es muy complicado el poder determinar cuál fue el inicio puntual y cronológico de la arquitectura moderna en la región, porque es un proceso que está marcado por diversos acontecimientos, como por ejemplo el inicio de la industrialización en América Latina, que marca un antes y un después en nuestra historia urbana. 



[1] Rubies, Jorge Eduardo. edificio Sampaio Moreira, PIRATININGA.ORG. En línea. Fecha de consulta. 1 de octubre 2013. Disponible en: http://www.piratininga.org/index.htm
[2] Lattes, Alfredo E. La ciudad construida, FLACSO, 2001 Quito, ecuador. En línea. Fecha consulta. 1 de octubre 2013. Disponible en: http://www.flacso.org.ec/docs/urbanismo.pdf.
[3] Azúa, Félix. . Diccionario de las Artes, Barcelona Editorial Planeta 1985.




Descubriendo la casa de vidrio.


El primer paso para la construcción del modelo, consistió en conseguir la información necesaria, planos (plantas, fachadas, cortes)1, imágenes del proyecto 2 y un modelo de sketchup encontrado en internet,3 al cual le hice las modificaciones necesarias para darle la escala adecuada con respecto a los planos que encontré. 

Esto me permitió entender cierta dualidad que tiene la casa, la parte social es un volumen moderno, ligero y acristalado; mientras que la parte privada, unida a la zona de servicios, es un volumen tradicional, se constituye por muros de carga, con pequeñas aberturas que le dan el carácter de privado. Estos dos volúmenes que le dan forma a la casa, están separados por un patio y unidos únicamente por la cocina. 

La Casa de Vidrio de Lina Bo Bardi, surge del estudio de dos grandes obras (la Villa Saboye de Le Corbusier y la Casa Farnsworth de Mies Van der Rohe). Tiene el carácter moderno de estos dos proyectos, desde el punto de vista tecnológico y también la relación con el lugar: zona residencial en los suburbios de Sao Paulo en la que quedaba un pequeño y antiguo bosque que iba a ser devastado. La idea de Le Corbusier: “el exterior es siempre un interior” está muy presente en la casa de Lina, las paredes de vidrio permiten esta estrecha relación (interior – exterior), como también el árbol que esta insertado en la casa y el gran patio interior que está separando la casa en 2 volúmenes con un carácter totalmente diferente. 

Para Lina Bo Bardi, la arquitectura moderna fe desvirtuada hacia una cultura de masas y una modernización industrial que olvidaba el respeto por la cultura autóctona y la arquitectura tradicional. Su obra, será un intento de recurrir a la verdadera arquitectura moderna y a la tradición vernácula.4 


1. Planos tomados de: http://diegocarrascoarquitectura.blogspot.com/2011/02/casa-de-vidrio-planos-y-secciones.html. 1 de Octubre de 2013.
2. Imágenes tomadas de: http://www.plataformaarquitectura.cl/2011/10/18/clasicos-de-arquitectura-casa-de-vidrio-lina-bo-bardi/. 16 de Noviembre de 2013.
3. Modelo tomado de: http://sketchup.google.com/3dwarehouse/details?mid=a81018351fd61630ab936c2e60801300
4. Tomado de: http://htca.us.es/blogs/mgr00/files/2011/11/g_4-casa-de-vidrio.pdf. 17 de Noviembre de 2013.



La dualidad complementaria del habitad moderno y la tradición.


Lina Bo Bardi, arquitecta brasilera del siglo XX, pertenece a la tercera generación de arquitectos del pasado siglo. Internacionalmente es poco conocida, pero su vasta manifestación de expresividad de la cultura brasilera en sus obras arquitectónicas, la llevaron hacer un hito en la modernidad brasilera. 

Bo Bardi hizo parte de un período que tiene una característica fundamental, que es la búsqueda de la conciliación de la voluntad de la continuidad de las propuestas de los maestros del Movimiento Moderno y al mismo tiempo el impulso de una necesaria renovación. Así lo manifiesta María Castro en su libro Paulista Archictecture. 

En este caso lo podemos relacionar con el tema central del habitar moderno, al afirma que Lina Bo Bardi, no redujo el habitar humano a estar en un espacio o en un lugar, sino que instalo a todas las personas que estuviesen relacionadas con su obra en un tiempo y contexto determinado. Esto lo hizo por medio de su sensibilidad humana al aceptar, amar y valorar la cultura brasilera en su totalidad, desde el artesano popular hasta los grandes artistas de este país, incorporándolos en su arquitectura. 

Lo anterior lo podemos evidenciar en el predomino del contexto de su obra, en la naturaleza, lo nativo, la expresividad de formas orgánicas y escultóricas, la textura de los propios materiales, las formas tradicionales, entre otros factores, que se convierten en características icónicas de esta época en Brasil, donde la arquitecta se insertó perfectamente, e hizo uso de ello para su obras arquitectónicas en este país. 

El caso que se ha expuesto en esta descripción, la fotografía muestra el romanticismo y la sensibilidad de Bo Bardi por transmitir algo. La fotografía muestra un gran espacio, donde la naturaleza atraviesa los ventanales de piso a techo, mostrando la importancia de la transparencia para detonar la riqueza natural de Brasil, al igual de evidenciarse por los muebles, las cortinas y la apertura de los ventanales la circulación de aire, en clima caloroso. 

El vidrio en la casa de Bo Bardi, establece una estrecha relación entre el interior y exterior, posibilitando una visual que atraviesa la casa e intercepta el árbol existente en el espacio interior. Ejemplo que se puede asimilar guardando las proporciones con la casa de vidrio de Mies van der Rohe, la losa del piso suspendida del suelo y la losa de cubierta se intercalan por paredes desmaterializadas y muy a pesar de la vitalidad de su interior hace que la casa de vidrio de Lina Bo Bardi.

Ocurre entonces una recuperación romántica de la preocupación de la arquitecta por la relación del hombre y sus obras con la naturaleza. Silvia Odebrecht señala que El edificio no está más apartado, aislado en la ciudad, pasa a formar parte del ambiente urbano, considerándose las preexistencias ambientales que consideran los edificios integrados al contexto topográfico y urbano. Es en este sentido, donde la valorización de la vida cotidiana por parte de los arquitectos modernos, y de la cambiante definición del entorno por parte de las habitantes modernos de las ciudades, en este caso los habitantes de Sao Paulo, tomaran un papel predominante, para influenciar de manera directa el retomar y surgir nuevas ideas en las obras arquitectónicas, que se empiezan a construir por parte de los arquitectos del siglo XX y en especial Lina Bo Bardi. 

Para la arquitecta, los principios de la ciudad y la arquitectura moderna no satisfacían, ni la utilidad, ni las aspiraciones psicológicas de los individuos, ni la sociedad. La casa no podía ser entendida como un prototipo al cual debía adaptarse el individuo, porque las necesidades humanas no son universales. Lina Bo Bardi no entiende la casa como una máquina para habitar sino como un lugar compuesto con todo lo que relaciona las experiencias del ser humano en su vida. 

La casa de vidrio de Lina Bo Bardi, posee un carácter fuertemente moderno e innovador desde el punto de vista tecnológico, pero también tiene un diálogo con la memoria y con el lugar. Anahi Ballent (1999) afirma que la modernización del hogar, simplificó la disposición y el equipamiento de las viviendas con la incorporación de gran cantidad de avances tecnológicos, liberando a las mujeres de innumerables tareas y redujo el tiempo de muchas otras. Concepto que manejo muy bien Bo Bardi a imprimir un carácter feminista en su arquitectura. 

Para Francisco Liernur (2001) la construcción del dispositivo del habitar moderno, define la vivienda como un dispositivo, en el que la modernización, como en todos los órdenes de la existencia, provoca la especialización de los usos y funciones del habitar moderno. Esto significa, ante todo, una separación clara entre los espacios de la intimidad y el mundo exterior público o privado. Aquí se puede evidenciar la idea del confort en la organización racional por medio de nuevas tecnologías modernas. La casa de Lina Bo Bardi, muestra este regreso a los espacios íntimos construyendo obras para personas con una sensibilidad especial por el espacio y la tradición, excluyendo las construcciones para las masas, como se lo había propuesto en un inicio la modernidad. 

Para Lina Bo Bardi, la arquitectura moderna fue desvirtuada hacia una cultura de masas y una modernización industrializada, que alejo el respeto por la cultura autóctona y la arquitectura tradicional. Su arquitectura será entonces un intento de recurrir a la verdadera arquitectura moderna y a la tradición vernácula, y traer al habitante brasilero aquello que le fue despojado durante la dura época de la dictadura por medio de su obra. La casa de Bo Bardi, tiene una gran relación con el exterior, tal y como se evidencia en las ideas de Le Corbusier: “el exterior es siempre un interior”. 

Este recorrido por la arquitectura de Lina Bo Bardi, trae más allá de un diseño moderno, características de un nuevo renacer de la humanidad por medio de la modernidad, donde el habitad moderno en Bo Bardi se puede definir por la dualidad complementaria, de un arquitectura que corresponde a la modernidad y atrás de ella trae consigo todo el peso de la cultura y la historia brasilera para formar su obra. 




· María Castro en su libro Paulista Archictecture
· Silvia Odebrecht
· Anahi Ballent, 1999, La casa para todos: Familia y cultura domestica en Argentina. En retratos de familia…en la escuela. Buenos Aires Paidós.
· Liernur, J.F., (2001) Arquitectura del siglo XX: La construcción de la modernidad. Buenos Aires. Fondo Nacional de las Artes.



Creaciones arquitectónicas: del objeto a la estructura.


Las complejas obras de creación de Lina Bo Bardi hace parte de un periodo especifico de la modernidad donde se evidencia una clara influencia de Le Corbusier, llegando a Brasil, por medio de la arquitecta Bo Bardi, para generar una diferenciación entre las nuevas formas de leer y entender la modernidad. Bo Bardi exploró nuevos caminos de expresividad en búsqueda de la proyección de su arquitectura en el ámbito social y tradicional del entorno. 

De la reflexión que nos deja Lina Bo Bardi entre la relación objeto – arquitectura, se puede insinuar que las relaciones que desea establecer la arquitecta entre espacios, genere un ambiente propicio para la reunión y las acciones colectivas de los usuarios de sus obras. Bo Bardi profundizó en el ámbito de la creación y la investigación, en el desarrollo de sus obras para tener una relación más íntima entre el entorno, la arquitectura y los objetos. 

Dentro las características esenciales de la arquitecta, se pueden destacar los siguientes aportes en la relación objeto-arquitectura: Los muebles y accesorios observados en la imagen como proyectores sociales, donde la interacción, el espacio amplio y la comodidad son esenciales en sus proyectos para el disfrute de los habitantes y visitantes de la casa. 

Otra características es la arquitectura como un juego con fundamentos que giran alrededor de lo tradicional y lo moderno, donde la arquitecta busca una interacción intencionada de mezclar su obra de influencia moderna con la esencia tradicional del espacio, en este caso Sao Paulo, Brasil, donde lo tradicional y el uso de materiales autóctonos son esenciales para la arquitecta como se puede observar en los muebles de la foto. 

Como última características de análisis de la arquitectura en relación con el objeto de Lina Bo Bardi, se puede decir que la arquitectura es abierta con una clara libertad y con aspectos lúdicos que imprimen en sus usuarios satisfacción y descanso al entrar en sus obras. 

Lina Bo Bardi explica que lo importante es aprovechar todos los espacios de una ciudad, pero con un respeto riguroso al pasado, sin olvidarse nunca que el sentido verdaderamente moderno de una arquitectura es la libertad, no como un hecho creativo, sino como un hecho político, socio-económico, de la que son premisas primarias[1]

La Casa de Vidrio de Lina Bo Bardi fue pensada con un carácter fuertemente moderno e innovador desde el punto de vista tecnológico pero también tiene un diálogo con la memoria y con el lugar, afirma Silvia Odebrecht en su ensayo Autenticad y Carácter en la arquitectura de Lina Bo Bardi. En esta medida la Casa de Vidrio entra a integrar diferentes aspectos de la vida moderna instaurada en Brasil y la importancia de la escogencia de los objetos que van a complementar su arquitectura. 

Se puede observar en la fotografía, muebles que llevan a pensar en el diseño moderno donde la característica fundamental se basa en materiales metálicos, maderas cueros sintéticos y naturales, con un enfoque innovador e inigualable, que combina perfectamente con el carácter lúdico y multifuncional de la Casa de Vidrio y las creaciones de Bo Bardi. Un ejemplo son las escaleras metálicas que conectan la planta inferior con un espacio abierto dentro de la casa, la incorporación y respeto del entorno por medio del árbol que atraviesa la arquitectura de la Casa de Vidrio y las grandes ventanales que proyectan la unión de un todo entre arquitectura, objeto y entorno. 

La arquitecta Lina Bo Bardi pertenece a la tercera generación de arquitectos de este siglo XX, cuyo período posee como característica esencial la búsqueda de la conciliación de la voluntad de la continuidad de las propuestas de los maestros del Movimiento Moderno y al mismo tiempo el impulso de una necesaria renovación.[2]

Este recorrido por la arquitectura de Lina Bo Bardi, trae más allá de un diseño moderno, características de un nuevo renacer de la humanidad por medio de la modernidad, donde el habitad moderno en Bo Bardi se puede definir por la dualidad complementaria, de un arquitectura que corresponde a la modernidad y atrás de ella trae consigo todo el peso de la cultura y la historia brasilera para formar su obra. 


[1] Autenticad y Carácter en la arquitectura de Lina Bo Bardi página 2, cita CASTRO, MARÍA BEATRIZ.
[2] Autenticad y Carácter en la arquitectura de Lina Bo Bardi página 2.



Planos.









1 comentario:

  1. me podria facilitar las medidas de estas por favor

    ResponderEliminar